Nuestra Misión

La misión de la Iglesia de Dios, una Asociación Mundial, está basada en la promesa de Cristo, quien dijo que su Iglesia predicaría un “evangelio” (buenas noticias), continuando con el tema de todas las Escrituras inspiradas: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

También en nuestra misión está incluída la responsabilidad que Cristo les dió a los líderes de la Iglesia primitiva: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:19-20). “Hacer discípulos” es una tarea que involucra la educación, el entrenamiento y cuidar a los creyentes.

Nuestros valores se derivan de los valores de la Iglesia del Nuevo Testamento. Enseñamos la Palabra de Dios que es algo vivo, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, y tiene el poder de cambiar la vida de las personas.

La Iglesia de Dios, una Asociación Mundial, enseña y practica el mismo camino de vida que siguieron Jesucristo y la Iglesia de Dios del primer siglo. Guardamos el séptimo día, sábado y los sábados anuales o días de fiesta, como los guardaron Jesús y la Iglesia primitiva.

Ver Creencias Fundamentales